OÍDO MEDIO Y PÓLIPOS

En perros, la otitis media es casi siempre secundaria a una otitis externa (descendente) bacteriana primaria preexistente. La ausencia de perforación de la membrana timpánica no excluye una otitis media.

En gatos, una causa ascendente es responsable en la mayoría de los casos de una interrupción del drenaje del oído medio, iniciando un proceso inflamatorio estéril.

Otitis media séptica:

Es con diferencia la enfermedad más común de la bulla timpánica en perros. Los síntomas clínicos de una otitis media inflamatoria o séptica incluyen:  otorrea, otalgia, sacudido de la cabeza, dolor al abrir la boca, etc. Son síntomas similares a los encontrados en una otitis externa, y si no se acompañan de algún síntoma neurológico, pueden ser difíciles de diferenciar de una otitis externa severa. La gran parte de animales con una otitis media no presentan síntoma neurológicos.  Éstos pueden ser:

  • Paresia del nervio facial: en aproximadamente 8-10% de los casos (inhabilidad de parpadear correctamente, oreja y cara caída parcialmente).
  • Síndrome de Horner: protrusión del tercer párpado, enoftalmo, miosis pupilar, ptosis palpebral. No es un signo muy común en perros con otitis media, es mucho más común en gatos (6% de casos en preoperatorio).
  • Síndrome vestibular periférico y perdida de la audición: cuando el oído interno está afectado. Los síntomas más comunes son la inclinación de la cabeza hacia el lado afectado, ataxia ipsilateral, nistagmo espontáneo o posicional, etc. En casos bilaterales puede que la inclinación de la cabeza no se aprecie.

 

Las otitis medias pueden progresar a internas y pueden incluso extenderse (infección o tumor) y afectar también a estructuras intracraneales progresando hacia síntomas de enfermedad vestibular central, alteración de estado mental, déficit de nervios craneales y convulsiones.

Pólipos en oído medio:

Son masas inflamatorias, no neoplásicas, que se originan en bulla timpánica (de su epitelio) o tubo auditivo (Trompa de Eustaquio). Es la causa más frecuente de otitis media en gatos. Ocasionalmente se ven en perros. Su presentación es más común en gatos jóvenes y con frecuencia está precedido de un episodio de infección viral de vías respiratorias altas. El pólipo puede observarse en la bulla timpánica y/o en nasofaringe y/o en canal auditivo externo. La presentación clínica de pacientes con pólipos es muy variable dependiendo de la localización y extensión del pólipo:

  • Ausencia de síntomas.
  • Síntomas vestibulares.
  • Síndrome de Horner.
  • Problemas de deglución, descarga nasal, estertor respiratorio.
  • Otorrea y descarga purulenta cuando el pólipo se extiende al canal auditivo externo.

 

DIAGNÓSTICO:

 Historia, síntomas y examen clínico: Examen clínico y neurológico completo. Como en la mayoría de otitis medias sépticas en perros resultan de una otitis externa preexistente, hay que intentar identificar la causa de esta última (alergias, problemas dermatológicos, cuerpos extraños, etc.). Hay que examinar la cavidad oral (retropalatino), especialmente importante en gatos en los que sospechamos de un pólipo nasofaríngeo.

Otoscopia y Video-otoscopia: Nos sirve para evaluar en detalle el canal auditivo externo y membrana timpánica. Convexidad/protrusión del tímpano, pérdida de su transparencia, cambio en su color o perforación, son signos sugestivos de enfermedad del oído medio. Hay muchos animales con otitis media en los que el tímpano está intacto y más grueso. En estos pacientes se debe realizar una miringotomía (cuidado de no contaminar la aguja con el canal auditivo externo) para realizar una bacteriología y citología de la muestra.

Resonancia magnética y TAC: En algunos casos durante estadíos tempranos de la enfermedad, es posible que con el TAC se  observen  falsos  negativos. La resonancia es la modalidad más sensible para la detección de enfermedad del oído medio e interno. Es también muy útil para darnos información sobre los tejidos blandos de alrededor e identificar si el sistema nervioso central está afectado.

La punción de líquido cerebroespinal está indicada en pacientes con otitis interna (hay casos con síntomas neurológicos por meningoencefalítis bacteriana).

 

TRATAMIENTO MÉDICO:

 Casos de otitis media séptica en los que se puede tratar y solucionar la causa y la otitis externa preexistente, pueden llegar a controlarse sin cirugía. Sin embargo, en los casos de otitis externa crónica de ultimo estadío, con cambios estenóticos e irreversibles del canal auditivo externo y en casos de otitis media severa, el tratamiento conservador será ineficaz. También se recomienda tratamiento quirúrgico de primera intención en casos donde hay sintomatología neurología (vestibular) que sugieren presión en el oído interno.

Se deben realizar uno o varios lavados/aspiración y limpiado de detritos, con el paciente anestesiado, usando suero fisiológico salino (sin soluciones antisépticas), con la ayuda de un otoscopio o idealmente de un video-otoscopio con canal de irrigación e instrumental. No se aconseja el uso de ningún antiséptico ya que pueden exacerbar la inflamación en el oído medio y especialmente la clorexidina que es ototóxica. Si la membrana timpánica  está  intacta,  realizar una miringotomía después del lavado del canal auditivo externo para limitar la contaminación. Si   la membrana timpánica está ausente, realizar lavados repetidos de la bulla timpánica. La cánula de irrigación se debe situar en el meato, no dentro de la bulla timpánica, para evitar dañar por barotrauma las estructuras del oído interno. La membrana timpánica tiene muy buena capacidad de regeneración y en pocas semanas se habrá reformado.

La terapia médica debe dirigirse al resultado del examen microbiológico del oído medio. Se debe realizar una combinación de antibióticos tópicos y sistémicos durante 4-6 semanas. El tratamiento sistémico está dirigido a tratar la otitis externa y la enfermedad dermatológica asociada. El antibiótico tópico que se use debe ser en una preparación soluble en agua sin aditivos ceruminolíticos que puedan inducir inflamación en el oído medio.

CIRUGÍA:

 Indicaciones quirúrgicas para el tratamiento de otitis séptica media y/o interna:

  • Cuando el tratamiento conservador (lavados y medicación) no es eficaz después de 4-6 semanas.
  • Cuando el tratamiento conservador es improbable que sea eficaz: otitis externa crónica de último estadío con cambios estenóticos e irreversibles del canal auditivo externo, otitis media severa, presencia de un pólipo en la bulla timpánica, etc.
  • Presencia de sintomatología neurológica (Horner y/o síndrome vestibular) que requiere descompresión.

 

En perros:

La cirugía de elección es la ablación total del conducto auditivo externo asociada a la trepanación lateral de la bulla timpánica (ATCA + OLB). Se obtienen mejores resultados que con cualquier otro procedimiento y una resolución total de síntomas en 92%. Esta cirugía se realiza con mucha menos frecuencia en gatos (en casos de tumor en el canal o en los raros casos donde la otitis media está asociada a una otitis externa).

Indicaciones:

  • Otitis externa crónica irreversible en estado terminal con obstrucción del canal vertical y horizontal.
  • Otitis media secundaria a una otitis externa.
  • Recidivas de otitis tratadas por ablación de la pared lateral del canal vertical y/o ablación del canal vertical.
  • Neoplasia del canal auditivo (sin extensión fuera del canal).
  • Estenosis del canal horizontal.
  • Absceso de los tejidos peri-auriculares y osteomielitis de la bulla.

 

Contraindicaciones:

  • Neoplasias invasivas (atraviesan el canal auditivo).
  • Presencia única de otitis media (en gatos por pólipo por ejemplo).

 

Complicaciones:

  • Las complicaciones descritas son numerosas y frecuentes (29% – 82%).  Sin embargo, con experiencia quirúrgica estas complicaciones se reducen al 10% de los casos.
  • Infección, supuración y dehiscencia parcial de la herida son las más comunes.
  • Abscesos alrededor de la bulla y fístula que ocurren en el 5–10% de los casos, y se pueden observar hasta 2 años después de la cirugía.

 

En gatos:

La mayoría de otitis medias en gatos no son sépticas y están asociadas a la formación de un pólipo sin tener una otitis externa concomitante. Es por ello que la cirugía de elección en gatos con únicamente otitis media, es la trepanación ventral de la bulla timpánica.

Indicaciones:

  • Otitis media en la ausencia de otitis externa (sobre todo en gatos). Raramente en perros (por cuerpo extraño o ciertas neoplasias circunscritas al oído medio).
  • Por recidiva de otitis media o infección de la bulla, tratada previamente por ablación total del conducto auditivo externo y trepanación lateral de la bulla timpánica.
  • Algunas neoplasias; es raro, ya que suelen ser invasivas.

 

Contraindicaciones:

  • Neoplasias.
  • Presencia de otitis externa concomitante.

 

Complicaciones:

  • Seromas, raramente infección de la herida.
  • Síndrome de Horner (suele ser temporal), mucho más frecuente en gatos. Se resuelve espontáneamente en unos días (si dura más de 6 semanas, la recuperación completa es muy poco probable).
  • Síndrome vestibular (suele ser temporal).

 

Pronóstico:

  • Excelente en gatos tratados por pólipos en la bulla.
  • Mal pronóstico cuando se trata de una otitis media provocada por una disfunción primaria de los cilios (como en otitis secretantes del Cavalier King Charles).

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • Detweiler DA, Johnson LR, Kass PH, et al: Computed tomographic evidence of bulla effusion in cats with sinonasal disease: 2001–2004. J Vet Intern Med 20(5):1080,
  • Doust R, King A, Hammond G, et al: Assessment of middle ear disease in the dog: a comparison of diagnostic imaging modalities. J Small Anim Pract 48(4):188, 2007.
  • Esterline ML, Radlinsky MG, Schermerhorn T: Endoscopic removal of nasal polyps in a cat using a novel surgical approach. J Feline Med Surg 7(2):121, 2005.
  • Cole LK, Samii VF: Contrast-enhanced computed tomographic imaging of the auditory tube in mesaticephalic dogs. Vet Radiol Ultrasound 48(2):125,
  • Fliegner RA, Jubb KV, Lording PM: Cholesterol granuloma associated with otitis media and destruction of the tympanic bulla in a dog. Vet Pathol 44(4):547, 2007.
  • Corfield GS, Burrows AK, Imani P, et al: The method of application and short term results of tympanostomy tubes for the treatment of primary secretory otitis media in three Cavalier King Charles Spaniel dogs. Aust Vet J 86(3):88,
  • Veterinary Surgery Small Animal. Second edition, Elsiever 2018, Tobias KM, Johnston SA.

 

 

Carlos Marqués Guillén – LV, MSc, Cert SAS, ISVPS -.