¿QUÉ DEBO SABER SOBRE LA GLÁNDULA MAMARIA?

Los tumores mamarios son muy comunes en el perro, encontrando valores entre el 35-50% de malignidad. En los gatos estos tumores son menos frecuentes, pero alcanzan un 90% de malignidad.

Entre los tumores benignos encontramos: adenomas, tumores mesenquimatosos, mixtos (fibroadenomas). Entre los tumores malignos encontramos: carcinomas (sólidos, tubulares, papilares, anaplásicos/inflamatorios), sarcomas o carcinosarcomas.

Los tumores malignos pueden metastatizar en nódulos linfáticos (se aconseja extirpar durante la mastectomía) y pulmones (especialmente los sarcomas). Entre los tumores malignos, los carcinomas son los más frecuentes y el pronóstico es mejor si se trata de un papilar o tubular. El carcinoma inflamatorio es un tumor extremamente invasivo, de crecimiento rápido, crea un edema o inflamación y el pronóstico es completamente desfavorable (unos 90 días con cirugía). Los adenocarcinomas son los tumores mamarios más frecuentes en gatos, muy malignos y de rápido crecimiento.

El diagnóstico diferencial, del engrosamiento de una o varias glándulas mamarias, es: mastitis (inflamación más localizada que un carcinoma inflamatorio), hiperplasia mamaria (común 2-4 semanas después de estro), tumores de piel o subcutáneos, reacción a un cuerpo extraño/granuloma.

Se trata de tumores bajo influencia hormonal; en perras tienen receptores de estrógenos y progesterona (>50% en carcinomas – 70% en benignos) y en gatas de progesterona.

Factores de riesgo: edad, hembras no castradas, hembras castradas después de 2-2.5 años, obesidad juvenil, tratamientos a base de progestágenos, previos tumores benignos (3 veces más riesgo de aparición de un tumor maligno).

El riesgo de aparición de tumor de mama es de 0,05% si se esteriliza antes del primer celo, de 8% después del primer celo, 26% después del segundo. El riesgo será el mismo después de 3 o 4 celos o 2,5 años. En general las perras intactas tienen 3-7 veces más riesgo que las esterilizadas.

En el caso de los gatos, si se esteriliza a las hembras menores de 1 año el riesgo será de 0,6%.

El diagnóstico se realiza mediante PAF (punción con aguja fina) para diferenciar mastitis de tumor y biopsia para conocer el tipo; debido al riesgo de que la citología no sea diagnóstica, una biopsia de cada una de las masas es aconsejada.

Es preciso realizar un «staging» del tumor usando el sistema TNM, para tener un plan de tratamiento y un pronóstico. Las metástasis están presentes en el momento del diagnóstico en el 60% de los carcinomas inflamatorios.

Tratamiento médico: nunca se emplea como tratamiento único, y siempre es posterior a la exéresis quirúrgica; en función del tipo de tumor una quimioterapia será aconsejable, radioterapia o tratamiento hormonal (tamoxifen –  descrito pero no utilizado).

Tratamiento quirúrgico: es el tratamiento de elección, siempre asumiendo que las mamas son malignas (en el caso de no tener biopsias prequirúrgicas). Es preciso respetar los principios de cirugía oncológica; en las perras la resección debe ser completa sin ser necesario ser extremadamente radicales, en gatos en cambio la mastectomía total unilateral es la recomendación mínima. Es posible poner drenajes si hay espacio muerto.

Posibilidades quirúrgicas:

  1. Nodulectomía.
  2. Mastectomía parcial (M1-M3 o M3-M5).
  3. Mastectomía completa  no  es  aconsejable realizar mastectomía bilateral.

En el caso de la realización de mastectomías parciales o completas es necesaria la extracción del ganglio linfático regional de drenaje (inguinal o axilar).

Es necesario un examen histológico de cada uno de los tumores en caso de haber más de uno en la cadena mamaria.

Las complicaciones más frecuentes son:

  • Hematoma.
  • Seroma.
  • Dehiscencia de la herida.
  • Infección.
  • Edema de miembros posteriores.

 

Pronóstico en perros: depende del tipo histológico, del grado de invasión, staging (talla del tumor, afección de los ganglios linfáticos, ulceración- adherencia, metástasis a distancia), características histológicas.

  • Tumores benignos: La escisión completa es curativa: Adenocarcinoma bien diferenciado: 24% recidiva a los 2 años. Moderadamente diferenciado: 68%  recidiva a los 2 años. Mal diferenciado: 90% recidiva a los 2 años.
  • Tumores malignos: Carcinoma inflamatorio: <4 semanas sin cirugía, unos 3 meses con cirugía. Exéresis incompleta: 75% de mortalidad < 1 año.

Mejor pronóstico en caso de masas < 3 cm (recidiva a los 2 años del 35 al 80%) y en caso de receptores hormonales. Pronóstico en gatos: depende de la talla del tumor (mejor pronóstico si < 2 cm con una supervivencia media de 3 años o 6 meses si > 2 cm), la presencia de múltiples tumores (no factor pronóstico en perros), cirugía radical, grado histológico.

 

BIBLIOGRAFÍA:

  • BSAVA Manual of canine and feline Oncology. Third edition, British Small Animal Veterinary Association, 2011, Lascelles D, Dobson JM.
  • Small Animal Clinical Oncology. Fifth edition, Elsiever, 2013, Withrow SJ, Vail DM, Page RL.
  • Veterinary Surgery Small Animal. Second edition, Elsiever 2018, Tobias KM, Johnston SA.

 

Carlos Marqués Guillén – LV, MSc, Cert SAS, ISVPS -.